Como Buen Samaritano

Querida Familia Amigoniana

La meditación de la parábola del Buen Samaritano, a la luz de la vida de nuestro P. Fundador, nos ayuda a profundizar aún más en la encarnación y compromiso que caracteriza nuestro Carisma y a vivir así, con intensidad, el Jubileo de la Misericordia.

No trata nuestro P. Fundador en sus escritos la figura del Buen Samaritano, y, sin embargo, el ejemplo de este pasaje bíblico influye tan profundamente en él, que la compasión, la eficaz ayuda al prójimo necesitado, ocupa un lugar destacado en su vida, al igual que en nuestros primeros hermanos y hermanas.

La Familia Amigoniana, partícipe del espíritu Franciscano, que tan auténticamente vivió , San Antonio de Padua  y nuestro P. Fundador, Luis Amigó, sigue anunciando a Cristo entre los más necesitados de su Misericordia acogiéndolos en un ambiente fraterno , de sencillez, paz y alegría que transforma sus vidas.

Pidamos al Señor iluminación, docilidad a su Espíritu sobre todo ante los próximos Capítulos Provinciales y General de nuestras Congregaciones.

Fray Bartolomé Buigues   

Religioso AMIGONIANO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.