Fiesta de San Francisco de Asís

El Señor avance en nosotros la identificación Francisco-Amigoniana y nos haga más efectivos y fraternos

“FRANCISCO, EL HOMBRE DE LOS ABRAZOS”

  1. El abrazo es un lenguaje que vale la pena descifrar ya que un abrazo reemplaza las palabras.
  2. Un proverbio dice que necesitamos cuatro abrazos diarios para sobre vivir, ocho para mantenernos y doce para crecer.
  3. Francisco podría definirse como “el hombre de los abrazos”, aquel que supo abrazar realmente a todos y a todo. Ya, desde el comienzo se sintió llamado a un estilo de vida nueva y se dio a él con ahínco.
  4. Pero muy pronto se juntaron hermanos de todo tipo y no puso ninguna pega a nadie, recibió a todos, abrazo a todos. Con tal de que el Evangelio de Jesús les interesara de verdad, ya no había condiciones.
  5. Cuando ya mayor, echaba la vista atrás y repetía:“El Señor me dio hermanos”.
  6. Y ellos, no guardaron sus abrazos para ellos solos. Se lanzaron a los pueblos para ofrecer aquel nuevo estilo de vida, el que incluía el amor como núcleo de más honda verdad.
  7. Tan potente era la fuente de la que brotaban aquellos abrazos que éstos se extendían no solamente a las personas, sino incluso a los cosas.
  8. Nada de esto habría sido posible sin el abrazo, aquel que Jesús crucificado dio a Francisco, abrazo estrecho, gozoso y doloroso, con el que vivió toda su vida y que, al final, dejó incluso en su cuerpo su más queridas marcas. –
  9. Una persona franciscana que no sepa abrazar, que no practique con profusión la técnica de los abrazos, que no tenga facilidad para abrir los brazos y el corazón, aún no ha entendido bien a Francisco y a Clara
  10. El franciscanismo es, entre otras cosas, una escuela de abrazos.
    Porque ése es el camino bueno para la fraternidad y la familia