Modelos Espirituales

Somos depositarios de un Carisma, una forma peculiar de seguir a Cristo, que ilumina y da sentido a nuestro ser y hacer. Tiene sus raíces en el Evangelio y en la espiritualidad franciscana. La espiritualidad que nos comunicó Luis Amigó emana de los siguientes modelos espirituales:

Buen PastorCRISTO, BUEN PASTOR: seguimos a Cristo Redentor y Buen Pastor que ha venido para buscar y salvar a los alejados expresándoles la misericordia del Padre. Nos sentimos “Zagales de su Rebaño”, es decir colaboradores en su obra redentora, llamados a ir en busca de las ovejas perdidas, los jóvenes con problemas, para devolverlos a su redil, a la amistad con Él.

madreNUESTRA MADRE DOLOROSA Y EN LA SAGRADA FAMILIA: en familia junto a Jesús y su esposo José dando un signo del amor de Dios y haciendo posible sus designios de amor. María, al pie de la cruz, es la primera colaboradora en la Redención de Cristo porque compartió su amor y su dolor por todos nosotros. Nos inspira la generosidad y misericordia, la fortaleza y ternura que requiere la colaboración en la obra redentora, especialmente en nuestra misión.

La Iglesia ha visto toda la entrega dolorosa de María expresada en siete acontecimientos que dan origen a los siete dolores: 1º La profecía del anciano Simeón. 2º La huida a Egipto. 3º La pérdida del niño Jesús en el templo. 4º María encuentra a Jesús cargado con la cruz. 5º María al pie de la cruz. 6º María recibe en brazos al hijo difunto. 7º Sepultura de Jesús y soledad de María. Son siete lecciones de amor que nos ofrece nuestra Madre.

frnacisco-luisamigoFRANCISCO Y LUIS AMIGÓ: son fuente de autenticidad evangélica, escuela de fraternidad, testigos de la misericordia del Padre con los alejados, dos vidas que desde la sencillez y la pobreza, la mansedumbre, el servicio y el sentido providencial nos hablan de la grandeza de Dios.

martires-amigonianosMÁRTIRES AMIGONIANOS: En la guerra civil española, 1936-1939, más de 30 hermanas y hermanos Amigonianos fueron asesinados por el único hecho de su condición religiosa.  Sólo de algunos se ha podido demostrar el martirio. La Santa Sede proclamó como beatos el 11 de marzo del año 2001 a 19 hermanos Terciarios Capuchinos, 3 hermanas Terciarias Capuchinas y una Laica Amigoniana al reconocerlos como mártires. Ellos son, para nosotros, testimonio de fidelidad inquebrantable al Señor, de entrega incondicional a los jóvenes extraviados y exponente de autenticidad del ideal amigoniano…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.